lunes, 23 de enero de 2012

Llegó el educador cubano que coordinará en Trelew el programa de alfabetización “Yo, Sí Puedo”

Con experiencia acabada sobre dicha temática, coordinará al equipo de facilitadores trelewenses (Chubut - Patagonia Argentina) quienes brindarán las capacitaciones en los barrios Moreira, Tiro Federal y Planta de Gas. La primera actividad comenzará en la biblioteca popular de una de estas barriadas.


Por Sergio Espinoza
Nota publicada por Jornada el 18/01/2012


Con vista a la puesta en marcha del programa de alfabetización “Yo, Sí Puedo” en Trelew, llegó a la ciudad el educador cubano José Luis Silva Peña. Este docente, con experiencia acabada sobre la materia, coordinará al equipo de facilitadores trelewenses quienes brindarán las capacitaciones en los barrios Moreira, Tiro Federal y Planta de Gas.

Luego de su llegada, este profesor cubano visitó la redacción de Jornada junto a Rebeca Sotelo, Silvana Williams y Cristian Hermosilla de la Casa de la Amistad Argentino Cubana de Trelew, organizadores del programa “Yo, Sí Puedo” en la ciudad. Fue así que comentó su experiencia de la puesta en marcha en Honduras antes del golpe de Estado en dicho país y de su estadía en la República Argentina.

“En Cuba yo me desempeño como docente del nivel medio, medio superior y en nuestro país se lleva a cabo un programa sobre alfabetización que se le brinda a todo el mundo y me estuve preparando con ese objetivo”, comenzó el diálogo Silva Peña. “Mi primera experiencia fue en Honduras y ahora hace cuatro meses estoy en Argentina con el fin de compartir la experiencia de alfabetizar en el país y pienso que me va a ir bien”, dijo.

- ¿Cómo fue la experiencia de Honduras?

- En Honduras, (con el presidente Zelaya), el país decidió llevar el plan de alfabetización a todos los municipios de forma masiva. Iniciamos y no se pudo concretar finalmente por el golpe de Estado en junio del 2009. El programa quedó ahí, aunque se había hecho una parte del objetivo de la alfabetización en este país, nosotros, los asesores cubanos tuvimos que retirarnos al no tener interés el gobierno que entró en el poder tras del golpe de Estado de continuar con el programa.

- ¿Había interés del programa por parte de la población hondureña?

- El programa era aceptado porque la gente humilde es la que más necesita. Salir del mundo de la oscuridad donde no leer y escribir es básico y no poderlo hacer. Como por ejemplo se vio a la gente firmar con el pulgar, con muchas limitaciones por causa del analfabetismo, entonces, que en tres meses y medio la persona puede iniciarse en la lectura y la escritura de su nombre, su apellido, de su familia, lo más elemental que se encuetra a su paso es un éxito para esa persona y para nosotros también, porque sacamos a esa persona de un nivel de oscuridad tan terrible. Porque no saber leer ni escribir es como no saber andar.

- ¿Cuál era el grado de analfabetismo en Honduras?

- En ese entonces había alrededor de 800 mil analfabetos, en una población de 7 millones de habitantes. Es una cifra bastante alta.

- ¿Cómo fue que te enteraste que venías a la Argentina?

- Me hablaron primeramente de la provincia del Chubut. Sólo que no estaban todavía los convenios firmados y estuve un tiempo participando con el programa en Córdoba. Al materializarse la firma del convenio en Trelew me incorporo en la ciudad a tiempo completo para ver la problemática del analfabetismo en este municipio y esperemos que las personas que necesiten tengan deseos y ganas de aprender a leer y escribir.

- ¿Cómo será la coordinación de los facilitadores en Trelew?

- El equipo coordinador organiza todo el trabajo que se va a desarrollar en el municipio, con la asesoría del maestro cubano, en este caso mía, de cómo hay que impulsar los procesos de relevamientos, la capacitación a los facilitadores, cómo abrir los puntos, cómo desarrollar las clases del programa que son de 30 minutos aproximados de televisión y concluye con la realización de una carta donde el analfabeto, que ya deja de serlo, le escribe a la persona que más desee él, sobre lo que aprendió en la enseñanza de la lectura y la escritura como constancia de la efectividad del programa.

Pensar en Argentina

- Después de tu experiencia trunca en Honduras, ¿cuál fue tu sensación al saber que ibas a venir a la Argentina?

- Lo primero que pensé fue en el Che. Voy a la tierra del Che. Es nuestro ídolo para los cubanos. Segundo, en Geografía siempre estudié el continente americano y particularmente Argentina, la Codillera de Los Andes, la Patagonia, pero me sorprendió. Me dije, bueno, voy a poder conocer lo que teóricamente pude aprender en los estudios. Y aquí estoy, ya conociendo algo del país y ayudando a las personas a leer y escribir.

En toda su vida de docente, a Silva Peña no se le cruzó la idea de llegar a la Argentina.

“Nunca imaginé llegar a este país. Porque hay otros países cercanos al nuestro y en otras regiones que piden mayor cantidad de asesores educativos y entonces cuando existe mayor demanda es cuando uno tiene más posibilidad de llegar a esos países. Incluso, existen países que están abriendo nuevos convenios como es el caso de El Salvador, para llevar el programa en todo su territorio y estoy seguro que irá un número significativo de asesores cubanos porque tiene interés el gobierno salvadoreño de llevar una campaña de alfabetización. En África hay países que siguen solicitando nuestra participación con el programa “Yo, Sí Puedo”. Venezuela, pese a que ya ese país está declarado país sin analfabetos, pide a Cuba asesores para otros tipos de programas. En el caso de Argentina, en primer lugar nos une el idioma. En segundo lugar la referencia del Che y tercero, en nuestro país estamos actualizados de lo que sucede en el mundo, pero cuando hablamos de America Latina, está mas presente que otra región”, cerró. #

Foto: (De Izq. a der.) Silvana Williams, el docente cubano José Luis Silva Peña, Rebeca Sotelo y Cristian Hermosilla en la redacción de Jornada. (Fotoperiodismo: Sergio Sparza).


No hay comentarios: