martes, 22 de febrero de 2011

Los candidatos del Peronismo Federal deberán ser ungidos por Mauricio Macri


Columna de Opinión
Por Sergio Espinoza

Las encuestas dan al líder del PRO, Mauricio Macri, como segundo en la lista de los presidenciables muy por debajo de Cristina Fernández de Kirchner.
Sin embargo, es la cara más lavada que tiene Eduardo Duhalde para este 2011 que no pretende relegar el manejo de la vida política del país en otros actores políticos.
Por tal motivo, es el número puesto que tendrá el Peronismo Federal para mostrarse en estas elecciones. Macri al gobierno, Duhalde al poder, ya gritan desde las tribunas.

Número dibujado

A esta altura nadie niega que Macri sea el candidato del establishment. El poder económico no dejará que la disputa por la presidencia se centre entre dos opciones del peronismo. Ya aprendieron del error del 2003 y aunque con la promesa de algunos dirigentes presidenciables de que esto no será así, ni piensan repetir la experiencia.

Por eso y a pesar que la gestión como jefe de Gobierno fue nula, de su inoperancia para el ejercicio político, de su verborragia xenófoba, de falta de propuestas, de acción y por sobre todas las cosas de ideas, con una Ciudad de Buenos Aires que por lo bajo está pidiendo que termine su mandato, el poder en la Argentina hace denodados esfuerzos para presentar a Mauricio como opción, sin importarles que todo el dinero que conlleva tal posicionamiento se vaya por el desaguadero de la historia. Las encuestas que dan a Mauricio Macri segundo en la lista de elegidos por la gente son “infladas” de esperanza y buenos augurios. De otra manera no se explica dicha lógica.

El jefe de campaña

Los documentos diplomáticos que Wikileaks suministró a Página/12 por estos días dan cuenta de que Eduardo Duhalde ya estaba pensando en Macri antes de la conformación del Peronismo Federal.

Sólo necesitaba encolumnar una estructura partidaria de alcance nacional que sostuviera dicha candidatura. Su historia y su fuerte posicionamiento en el territorio bonaerense fue capaz de entusiasmar a diversos dirigentes provinciales con ambiciones de subir un peldaño más en su trayectoria política. Duhalde no desaprovecho ese entusiasmo y los sentó a todos en una misma mesa, donde el bonaerense, claro, se sentaría siempre en la cabecera.

Por otro lado, ahora se puede comprender mejor como peronistas afines al dirigente bonaerense hayan ingresado hasta dirigir y conducir el amarillo partido político del ingeniero. Una estrategia de construcción en pinzas que concluirá con el posicionamiento de la alternativa del estáblishment a la presidencia de este bendito país.

Por las provincias

En declaraciones a radio La Red, La diputada del PRO Gabriela Michetti aceptó la posibilidad de sellar una alianza con el Peronismo Federal para las presidenciables, pero advirtió: "El que conduce el proyecto y está marcando la visión que queremos proponerle a la gente es el PRO con Mauricio como candidato, no es el peronismo".

A esta altura el escenario está cada vez más claro. Duhalde es el que define, el que opera políticamente, el que orquesta, él les dijo a todos “vos sos el hombre” y cada uno generó su propio ensueño. De esta manera llevó a los dirigentes provinciales con aspiraciones presidenciales a un callejón sin salida. Esto al parecer lo intuyó Carlos Reutemann y abandonó, como hacen los pilotos que saben que su máquina no da para estos terrenos.

Finalmente, ahora que el panorama de este sector político está más expuesto y con varias aspiraciones en el camino, ¿cómo se vuelve de todo esto?, ¿cómo se vuelve a las provincias?, ¿cuál es el argumento de volver atrás?, si ya quedaron entrampados en sus propias decisiones.

No hay comentarios: